martes, 3 de mayo de 2011

Hoy me desperté con una idea totalmente encarnada, grabada a fuego: “Voy a dejar de perder el tiempo con chongos y salidas frustradas. Tengo que optimizar mis tiempos, utilizándolos para cosas productivas, para cosas que me hagan crecer”.

Tiempo, que palabra de mierda. Optimizar, que pensamiento capitalista, utilitario y despreciable.
Tu vida hoy es esto Florencia, dejate de joder. No tendrías tanto tiempo de ocio si te pusieras a hacer todo lo que deberías hacer. Saldrías con menos chongos, tendrías menos decepciones y terminarías más rápido la carrera. Por el contrario, hace 3 días que estas tratando de leer el mismo texto, hace 4 años que lloras por el mismo tipo que ya no te ama; lo bueno, es que hace 5 meses que te diste cuenta de que tenes una vida -que no está tan mal- y que tenes a Schopenhauer para sentirte una pelotuda más, a la que le pasan las mismas cosas que al resto del universo.
Bienvenida al mundo; ¡la vida duele!, claro sentimiento que te recuerda que estas vivo!.